domingo, 27 de enero de 2019

NUEVA MOVILIDAD - CONCEPTOS ANTIGUOS

En los últimos años asistimos a lo que parece ser una revolución en la movilidad, con tendencias que nos conducen hacia una movilidad más sostenible. La tecnología y la innovación están en la base de muchos de estos avances… o a lo mejor no tanto.

Como veremos a continuación, algunas de las innovaciones en la oferta de movilidad no son tan nuevas como parecen. Otra cosa es que el avance tecnológico ha multiplicado la eficiencia de estas soluciones, haciéndolas viables para su uso en el día a día.

Comencemos. Tras más de 100 años usando coches de combustión, las políticas de los países más desarrollados apuntan a la sustitución de los coches de gasolina y gasoil por coches eléctricos.

Coches eléctricos recargando en la calle

A pesar de parecer un importante paso en innovación, la idea viene de lejos. En 1880 se inventaron las primeras baterías recargables que, rápidamente se aplicaron a la automoción. Hacia 1900 los coches eléctricos se vendían más y mejor que los coches de gasolina.

Coche eléctrico de Thomas Edison

De hecho, en 1899 un coche eléctrico, “La Jamais Contente”, superó por primera vez los 100 km/h e instauró el récord de velocidad de la época.


“La Jamais Contente”, récord de velocidad en 1899

Los primeros coches de gasolina eran sucios, ruidosos y la gasolina no era fácil comprarla al principio. Había que cambiar de marcha muy rudimentariamente y había que arrancarlos con manivela.

Recarga de coche eléctrico hacia 1900

Pero la situación cambió en pocos años. Se introdujo el motor de arranque (1912) y la gasolina alcanzó un precio muy popular. Y el hecho más determinante: Henry Ford inventó la producción en cadena con el Ford T, ofreciendo coches de gasolina a precios asequibles.

Ford T

Fue la “muerte” del coche eléctrico, hasta su “resurrección” en las últimas décadas.

Otro avance hacia una movilidad más sostenible son las bicicletas eléctricas.

Bicicleta eléctrica

Lo que tal vez no sepas es que en 1895 Ogden Bolton patetó la primera bicicleta eléctrica, alimentada por baterías con 6 polos de cepillo, colector de corriente continua y con un motor de cubo montado sobre la rueda trasera de la bicicleta. En 1897 Oseas W. Libbey, inventó una bicicleta que se impulsaba con un motor eléctrico doble montado en el centro del plato del eje.

Primeras bicicletas eléctricas

En la década de los 40 del pasado siglo, las bicicletas eléctricas se popularizaron debido a escasez de vehículos motorizados como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial.

Tándem eléctrico

Como ocurrió con el automóvil, la gasolina se impuso a la electricidad, lo que supuso el auge de un nuevo modo: la motocicleta.

Motocicleta

Por cierto, la bicicleta como tal es un invento de 1861 (Ernest Michaux), otro viejo invento objeto de promoción desde las políticas de movilidad sostenible. 


Primera bicicleta (1861)

Pero lo que parece que lo va “a petar” es el patinete eléctrico.

Madre e hija circulando en un patinete eléctrico

A las ventajas de una bici eléctrica le suma su reducido tamaño, por lo que lo puedes guardar en casa sin mucho problema e, incluso, lo puedes subir a la oficina, para evitar que te la roben, sin causar molestias a los compañeros de trabajo.

Patinete eléctrico plegado, fácil de guardar

Aunque en algunos sitios se puede leer que el patinete eléctrico es un invento de los años 90, tal vez deberían revisar a qué años 90 se refieren. Ya en 1916, la sufragista Florence Priscilla (1883-1964) se desplazaba hasta oficina situada en el centro de Londres, en un patinete eléctrico.


Patinete eléctrico en 1916

Y por lo que se ve en las siguientes imágenes, no era un caso aislado.




Otro de los problemas de la movilidad actual es el aparcamiento. Estacionar el coche consume un espacio que, especialmente en el centro de las ciudades, es escaso y valioso

Para optimizar el espacio que necesitan los coches aparcados se inventaron los aparcamientos robotizados: un sistema mecánico por el cual los coches se “apilan” para que ocupen el menor espacio posible. 

Aparcamiento robotizado

Funcionamiento de un aparcamiento robotizado

¿Un invento reciente? Pues parece que tampoco. Ya lo usaban en Nueva york en los años 20 del siglo pasado.

Aparcamiento robotizado EEUU años 20

En definitiva, las nuevas tecnologías están haciendo eficientes, sostenibles y asequibles nuevas soluciones para la movilidad. Pero, aunque estas soluciones nos parezcan innovadoras, algunas de ellas no son tan novedosas ¿verdad?

jueves, 13 de diciembre de 2018

¡Bares, qué lugares!

Seguramente, quien pone un bar, le da más de una vuelta a qué nombre ponerle. Al fin y al cabo, será un elemento muy importante en su identificación y, de alguna forma, influirá en la idea que nos hagamos del establecimiento. Vamos a ver unos cuantos bares cuyos nombres resultan, cuando menos, peculiares.

Empezamos con los que recurren a juegos de palabras más o menos ocurrentes.

Este se encuentra en Valladolid (¿alguno lo dudaba?) en la Av. Medina del Campo, 13.



Para los entusiastas del Star Wars tenemos el bar friky por excelencia en Getafe (Madrid), en la Plaza de las Estalactitas. Ojo a la ortografía del "apellido".



Sin dejar el mundo del cine, en Valencia tenemos un homenaje a los Monty Python.



De los títulos de películas a actrices famosas. Seguro que los señores Douglas se pasan por aquí alguna vez cunado van a Alicante.



Y otra alusión cinéfila, esta vez sin referencia geográfica, por motivos obvios.



El bar anterior nos sirve para enlazar con otro categoría de establecimientos, los que juegan con la fonética inglesa en el contexto del español. ¿Que suena muy complicado?  Enseguida lo entenderéis.

En Parla (Madrid) nos encontramos con una cervecería y un simpático juego de palabras. ¿O tal vez hay que tomarlo de forma literal? Está en la Calle Rigoberta Menchú, 1-posterior.



Seguimos con nombres anglo-españoles. En Úbeda (Jaén) hay una cervecería para tomarse las cañas con calma. Está en la Av. Cristo Rey, 14



Luego están los que prefieren el castellano llano para hacer el chascarrillo.

Como este restaurante de Córdoba especializado en huevos y tortillas. Está en la Calle Teruel, 23.



Esta ostrería de Valencia, sita en la Carrer de Bonaire, 23, que estarían encantados de visitar Roberto Alcázar y Pedrín (esto sólo lo entenderán los que tengan una cierta edad o los que lo busquen en Google).



En la Calle de Antillón, 1 de Madrid encontramos un simpático restaurante vegetariano.



Jugando con el castellano y el esukera nes encontramos con un bar "calentito". Lo más curioso es que no está en el País Vasco, sino en Barcelona, en el Passeig de Maragall, 242.



En Providencia (Chile) encontramos lo que podíamos llamar un burger místico, situado en la calle Ramón Carnicer 93.



Y siguiendo con la vena espiritual, en la Calle de Ayala, 84 de Madrid encontramos un lugar para orar (o para mirar al techo).



No podíamos dejar pasar un clásico: un bar de Móstoles (Madrid) que debe pillar un poco a trasmano. Concreta mente en la Av. del Alcalde de Móstoles 33-posterior.



Y terminamos con uno nombre no intencionado, ya que se trata de un restaurante Chino-vietnamita ubicado en París, por lo que nos aventuramos a pensar que, en esta ocasión,  ha sido pura coincidencia.















martes, 6 de noviembre de 2018

Arte urbano "a tiza"

Hoy toca la cara amable del blog con David Zinn, un ilustrador norteamericano, de Michigan, que nos regala pequeñas obras de arte efímeras, ya que están dibujadas a tiza.


La mayor parte de su obra la desarrolla en Ann Arbor, Míchigam, pero también ha dejado su huella en sitios tan dispares como el metro de Nueva York o el desierto de Sonora.

Aunque en muchas ocasiones no necesita ningún elemento en el que "apoyarse"


mi querencia hacia los elementos urbanos me lleva a seleccionar algunas de sus obras con un denominador común: aprovechan algún objeto de la calle para configurar su creación. Mis comentarios serán mínimos. Pasen y vean.

Entre rejas.


¿Una piedra más?


Reptando 


Esperando al camarero


Los mismos elementos se convierten en la escusa para ir del bar al gimnasio


Una deliciosa raclette


Vuelve el pelo afro


El gnomo se enfadó


Ante todo, limpieza


Atrapado


Barandilla divertida


La pintura estaba fresca


Abducido


El malvado y somete al héroe en la vía del tren


La higiene diaria


Y finalizamos con un vistazo a las entrañas de la ciudad.


Este es el artista


Y esta es su  web y este es su facebook, por si queréis haceros con algo más duradero que sus breves obras "a tiza".