lunes, 17 de octubre de 2016

Aparcar a toda costa

Hoy vamos ha hacer un repaso a algunas soluciones de plazas aparcamiento insólitas. Los que ya me conocéis, sabéis que suelo empezar fuerte, así que vamos allá con un caso que me ha dejado atónito. Todos conocemos lo poco que se respeta, en ciertas zonas, el espacio peatonal por parte de los conductores. La solución habitual es  colocar los bolardos, esos chirimbolos tan odiados por algunos ¿Tal vez porque impiden invadir la acera a nuestro antojo? Pero aquí se ha optado por la solución contraria y, en cierta manera, pretenden legalizar el aparcamiento sobre la acera.  Esta barbaridad se ha tomado en Palma de Mallorca, en la calle Cabrit i Bassa.



Lo malo de empezar fuerte es que resulta difícil mantener el nivel (aunque sea de estupidez). Pero vamos a intentarlo. En este caso, supongo que intentando cumplir la dotación reglamentaria de una plaza de P.M.R. por cada 50 plazas de aparcamiento (dotación habitual en la mayoría de países europeos) se ha colocado la plaza bien dimensionada y accesible. El problema se explica por sí solo,  y únicamente me queda pensar que el que diseñó el parking iba hasta arriba de... o tal vez pasó una mala noche.



El tercero también va de plazas para P.M.R. (Personas de Movilidad Reducida). Sabemos que, en ocasiones, estas reservas no son respetadas por los conductores así que ¿qué hacer para los vehículos no autorización no aparquen en las plazas para P.M.R.? Muy fácil, pongamos elementos disuasorios, como un bordillo rodeando la plaza. Que sí, que los vehículos de P.M.R. tampoco podrán utilizarlas, pero no se puede tener todo ¿verdad?



Y para terminar, vamos con un caso del Barrio de Hortaleza, en Madrid, donde el déficit de plazas de aparcamiento es notable. Allí, parece que han dado con una solución que, si bien no va a resolver el problema, puede reducirlo en parte: eliminemos las "orejas" de los paso de cebra y pongamos plazas de aparcamiento. ¿Y el peatón? ¡Que se joda! Que no podemos pensar en dos cosas a la vez...


Foto: Alejandro del Rey




No hay comentarios:

Publicar un comentario