martes, 13 de diciembre de 2016

Los "patinazos" de Calatrava

La obra de Santiago Calatrava ha sido criticada en muchas ocasiones al margen de su valor artístico que, en mi opinión, es elevado. Pero, como digo, la mayoría de las críticas no derivan del valor estético de sus proyectos (que también las hay), sino de sus aspectos funcionales y económicos. Hoy nos centraremos en dos "patinazos" funcionales casi idénticos.

Empezamos con el Puente Zubizuri (en vasco puente blanco), pasarela peatonal sobre la Ría de Bilbao. Calatrava lo diseñó con un pavimento de losas de cristal. Para empezar, estas losas de cristal se rompen con facilidad y en 10 años el ayuntamiento tuvo que reponer 600 de ellas con un coste de unos 300.000 €.


Puente Zubiri.

Pero lo más sangrante es que la superficie que forman las losas de cristal, con la lluvia, se vuelve excesivamente deslizante, y eso en una ciudad como Bilbao, con una precipitación media anual de unos 1.200 l/m2 y 177 días de lluvia al año, es cosa seria. Los resbalones en días de lluvia eran mucho más frecuente de lo deseable.

Finalmente, el Ayuntamiento optó por colocar una moqueta antideslizante para evitar tanto accidente. Tengo entendido que Calatrava se molestó porque la moqueta alteraba la estética de su obra, pero no puedo confirmarlo.


Puente Zubiri con moqueta

El segundo caso es casi calcado, el Puente Vistabella, pasarela peatonal sobre el Río Segura en Murcia. como podéis ver, el diseño es parecido, y de nuevo se repiten las losas de cristal.


Puente Vistabella. Foto Onofre García

Es verdad que en Murcia llueve bastante menos (275 l/m2/año y 65 días al año), pero en este puente se repiten fenómenos de rocío y escarcha que lo vuelven igualmente peligroso. y los resbalones de los peatones eran, otra vez, frecuentes. Resultado:  el Ayuntamiento optó por colocar una moqueta antideslizante para evitar estos accidentes. Os suena ¿verdad? El coste del arreglo fue de 60.000 €.


Puente Vistabella con moqueta

Calatrava ha diseñado un puente más de características similares, el James Joyce Bridge en Dublín, inaugurado 6 años después de los dos anteriores, antes de que se pusiesen las respectivas moquetas. Ojo que la precipitación media anual en Dublín, en contra de lo que cabría pensar, no supera los 800 l/m2.


Puente James Joyce

La diferencia es que éste puente, además de la superficie acristalada, ofrece un espacio estancial con pavimento de losas de piedra artifcial que, seguramente, servirá de alternativa más segura los días de lluvia.









5 comentarios:

  1. Para mí que hace Copy-Paste a la hora de diseñar :D

    ResponderEliminar
  2. Esa es una de las críticas que se hace a su obra desde el punto de vista estético, que se repite mucho, pero como he dicho, en esta entrada me quería centrar en los aspectos funcionales.

    ResponderEliminar
  3. https://www.meneame.net/story/otra-chapuza-calatrava-goteras-estacion-world-trade-center/c062#c-62

    ResponderEliminar
  4. El nombre del puente bilbaíno es incorrecto. Se llama Zubizuri, que significa literalmente "puente blanco" en euskera.

    ResponderEliminar